Barcelona / Mediterránea y Vanguardista

Barcelona hay que vivirla. Multicultural, artística, moderna, siempre con color y siempre a la vanguardia. Su condición de puerta a la Europa mediterránea subraya su valor cosmopolita, de ciudad que vive de día y de noche y está inmersa en una imparable actividad durante todas las temporadas del año.

Pisar las calles de Barcelona se convierte en un verdadero paseo por la historia, el arte y el diseño. Podemos empezar en la zona emblemática del Modernismo, Del Eixample, pasando por el bullicioso barrio de Gràcia y acabar aterrizando en el barrio Gótico. También podemos visitar museos como el de Dalí, o el Picasso pero lo característico de la ciudad es que prácticamente es un museo al aire, desmembrado, con sus obras de arte repartidas por toda la urbe. ¿El culpable de ello? Gaudí. Así nos encontramos con la Casa Batlló, el Parque Güell o, por supuesto, la inacabada Sagrada Familia.